Historia Universal

Historia Universal

16 mar. 2010

Sigmund Freud (biografia)


Sigmund Freud nació el 6 de mayo de 1856 en Freiberg, Moravia (en la actualidad, Příbor en la República Checa) en el seno de una familia judia. Fue el mayor de seis hermanos (cinco niñas y un niño). Tenía además dos hermanastros de un matrimonio anterior de su padre. En 1860, cuando contaba con tres años de edad, su familia se trasladó a Viena esperando el padre recobrar la prosperidad perdida de su negocio de lanas.


Lugar de nacimiento de Sigmund Freud en Příbor, República Checa.Pese a que su familia no contaba con grandes recursos económicos, sus padres se esforzaron para que obtuviera una buena educación y en 1873, a los 17 años, ingresó en la Universidad de Viena como estudiante de medicina en un ambiente de antisemitismo creciente. En 1877, abrevió su nombre de Sigismund Schlomo Freud a Sigmund Freud. Estudiante poco convencional pero brillante, fue asistente del profesor E. Brücke en el Instituto de Fisiología de Viena entre 1876 y 1882.[3] En 1880 conoció al que sería su colaborador Joseph Breuer. En 1881 se graduó como doctor en medicina. Entre 1883 y 1884 hizo una investigación de los usos clínicos de la cocaína. En 1886, Freud se casó con Martha Bernays y abrió una clínica privada especializada en desórdenes nerviosos. Comenzó su práctica para tratar la histeria (con la que se había familiarizado gracias a Jean-Martin Charcot, en París) y la neurosis utilizando la hipnosis y el método catártico de su colaborador Josef Breuer que tan sorprendentes resultados había obtenido con Bertha Pappenheim (Anna O.),[4] para posteriormente abandonar ambas en favor de la asociación libre, desarrollada por él entre los años 1895 y 1900 impulsado por las experiencias con sus pacientes histéricas. Freud notó que podía aliviar sus síntomas animándolas a que verbalizaran sin censura cualquier ocurrencia que pasara por su mente.

En 1900 se publicó la que es considerada su obra más importante e influyente, La Interpretación de los Sueños, inaugurando una nueva disciplina y modo de entender al hombre, el psicoanálisis. Tras algunos años de aislamiento personal y profesional debido a la incomprensión e indignación que en general sus ideas provocaron, comenzó a formarse un grupo de adeptos en torno a él, el germen del futuro movimiento psicoanalítico. Sus ideas empezaron a interesar cada vez más al gran público y se fueron divulgando pese a la gran resistencia que suscitaban. El reconocimiento internacional le llegó en 1910 cuando la Universidad de Clark le invitó a dar una serie de conferencias para divulgar sus ideas en los Estados Unidos. Por esta época ya había sufrido Freud su primera disensión importante, la de Alfred Adler, y estaba en gestación la que en 1914 protagonizaria Carl Gustav Jung, que amenazó con desestabilizar todo el edificio psicoanálitico.

Freud fue un fumador impenitente y en 1923 le fue diagnosticado un cáncer de mandíbula por el cual fue operado 33 veces hasta la fecha de su muerte. Su enfermedad, aparte de provocarle un gran sufrimiento y una gran incapacidad, le obligó a usar una prótesis de mandíbula que el llamaba el monstruo.

Aún así, Freud siguió trabajando y publicando libros incansablemente como representante principal del psicoanálisis y nunca abandonó Viena. Sin embargo, en 1938, tras la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi, Freud, en su condición de judio y fundador de la escuela psicoanalítica, fue considerado enemigo del Tercer Reich. Sus libros fueron quemados públicamente y tanto él como su familia sufrieron un intenso acoso. Reacio, se vió obligado a escapar de la ciudad al quedar claro que el peligro que corría su vida era inminente (sus hermanas fueron apresadas y murieron en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial). Gracias a la intervención in extremis de Marie Bonaparte y Ernest Jones consiguió refugiarse en Londres, Inglaterra. Al cruzar la frontera alemana se le exigió que firmara una declaración donde se aseguraba que había sido tratado con respeto por el régimen nazi. Sarcásticamente escribió: Recomiendo calurosamente la Gestapo a cualquiera.

En 1939, incapaz de soportar el dolor que le producía el cáncer que padecía en la boca pidió a su médico personal, Max Shur, que acabara con su sufrimiento. Freud murió después de serle suministrada una inyección de morfina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario